martes, 1 de julio de 2014

El Gran Dalmuti



El Gran Dalmuti es un juego para 4 a 8 jugadores, a partir de 8 años, con una duración de partida de alrededor de 10-60 minutos (dependiendo del número de rondas), un precio en tienda de aproximadamente 14€ y distribuida por la editorial Devir. Aunque se trata de un juego popular versionado su diseñador es Richard Garfield.

En este pequeño juego de cartas el objetivo es quedarse sin ellas, aunque como la vida es injusta el Gran Dalmuti tendrá ventaja frente a sus rivales.

En resumidas cuentas hay 5 clases de jugadores:
  • El Gran Dalmuti: El jugador en cabeza, cada ronda dará sus 2 peores cartas al último jugador y recibirá las 2 mejores cartas del último jugador.
  • El pequeño Dalmuti: El segundo jugador en cabeza, dará su peor carta al penúltimo jugador y recibirá de él su mejor carta.
  • Los demás jugadores: No harán ningún tipo de intercambio de cartas entre sí.
  • El pequeño Peón: El penúltimo jugador, dará su mejor carta al pequeño Dalmuti y recibirá de él su peor carta.
  • El Gran Peón: El bufón de la corte, el hazmerreír del juego, el último jugador que tendrá que dar sus 2 mejores cartas al Gran Dalmuti y recibir de él sus 2 peores cartas.

Cada ronda el Gran Peón repartirá todas las cartas de la baraja, empezando siempre por el Gran Dalmuti. Una vez finalizado el reparto se procederá al recapto de impuestos (intercambio de cartas entre mejores y peores jugadores).

En este juego existen 2 jokers que son, aparte de comodines, los que pueden cambiar el sentido del juego. Si cualquier jugador tuviera los 2 podría declarar una revolución, con lo que en esa ronda no se intercambiarían cartas entre los mejores y peores jugadores. Si el Gran Peón tuviera los dos jokers podría crear una Gran Revolución, que significa que todos los jugadores intercambiarían sus posiciones por la del contrario (el último pasaría a ser primero y viceversa, el segundo a penúltimo y viceversa, etc.)

Cartas de jokers y de El Gran Dalmuti

Cada ronda se desarrolla de la siguiente forma. En la primera ronda el Gran Dalmuti empieza poniendo la primera carta. Las cartas van del 1 al 13, siendo el 1 la mejor carta. Lo lógico es que se empiece con la peor que uno tiene para quitártela de encima. El siguiente jugador puede poner una carta de igual número o inferior. Un jugador puede decir pasar y no poner carta, quedando eliminado de la ronda. Cuando todos pasan el último jugador en poner carta empezará la siguiente ronda, teniendo ahora ventaja. Cuando el primer jugador termina se convierte en el Gran Dalmuti (lo fuera antes o no), el segundo jugador será el pequeño Dalmuti, y así sucesivamente.

El puteo es un arte en este juego y lo mejora muchísimo. Con un par de normas sencillas el juego se volverá mucho más divertido , aunque son totalmente opcionales:
  • El Gran Dalmuti debe sentarse en la mejor silla del lugar, mientras que el jugador en última posición se sentará en el peor sitio, probablemente el suelo.
  • Si disponéis de una corona y una sombrero de paja para dárselos al Dalmuti y al Bufón respectivamente, mejor.
  • Si estáis tomando copas el bufón las tendrá que servir.
  • Todo el mundo deberá referirse al jugador en primera posición como “Gran Dalmuti”, “su excelencia”, “su majestad”... (creo que se entiende el concepto).
  • Evidentemente el último jugador recoge, baraja y reparte las cartas.

Antes de que éste juego lo comercializara Devir ya era jugado por todos los pueblos de del mundo, es un juego popular creado mucho antes de que lo “inventara” el autor. Lo peor de todo es que él mismo lo dice textualmente en la introducción del juego “Durante mi etapa en la universidad de posgrado, un amigo (...) me enseñó las reglas de un fascinante juego de cartas. (...) Seguí topándome aquí y allá con grupos de gente que lo jugaban y llamándolo de manera diferente según la zona.”. El tío se ha hecho de oro comercializando un juego que se jugaba tanto en Europa, como en Asia y América. ¿Y como se jugaba antes de existiera esta versión? Pues con una simple baraja de cartas. Con cualquier mazo de cartas que vayan del 1 al 12 y un par de jokers se puede jugar perfectamente. ¿Merece entonces comprarse el juego? A mi parecer, no. Una baraja puede valer 2€, éste vale 14€ y es exactamente lo mismo. El juego en sí es buenísimo, pero el abuso que se ha hecho de él le hace perder muchos puntos.

Valoración: 3 jokers

No hay comentarios:

Publicar un comentario